Distintiva Solutions

La marca en la pequeña empresa

“Imagen de marca” o “branding” son términos que suenan esotéricos o reservados a grandes presupuestos, muy alejados de la práctica diaria de una pyme.
Y no es de extrañar, ya que el logotipo de una pequeña empresa poco puede hacer para aumentar por sí mismo las ventas. Sencillamente, casi nadie lo conoce y poco importa.

Tu marca empresarial

Hay un malentendido en creer que la identidad corporativa se reduce a sus elementos gráficos, sin tener en cuenta otras variables externas como la segmentación del mercado, el producto, el precio, etc.

No debemos olvidar los dos conceptos clave que caracterizan el universo de la marca: la diferenciación y la identificación.

  • Con el primero comunicamos nuestro posicionamiento, aquello que nos hace diferentes del resto.
  • Con el segundo logramos que se relacione esa imagen que hemos diseñado con la IDENTIDAD de empresa que hemos creado. (Una práctica que, por cierto, tiene más de dos mil años de historia.)

Eres una pyme, llevas años en el mercado, tienes una dura competencia, pero también clientes que te compran. ¿Te has preguntado por qué?.
Su respuesta define tu marca empresarial. Tu personalidad. Ese “algo más” que consigue que te elijan a ti cuando hay tantos ofreciendo lo mismo.

 “Una marca es mucho más que un logotipo. Un signo, por sí solo,  es incapaz de sostener todo el discurso de un producto o servicio.”
Martín Gorrincho

Los clientes compran productos, no empresas

Con frecuencia acuden a nosotros empresas con un nombre comercial, digamos “Company” y 3 productos similares, cada uno con un nombre distinto.

Generalmente, son costumbres heredadas de megaempresas con varias líneas de productos y decenas de artículos a la venta.

No cometas ese error. El mundo ya está lo suficientemente megasaturado de nombres y marcas que no podemos - ni queremos - recordar.

Los clientes te recordarán - y te comprarán - por la marca de tu producto estrella, así que si el nombre de la empresa puede ser el mismo que el del producto, mucho mejor.

¿Quién demonios eres?

Te diré quién no eres. No eres una empresa gigantesca, así que, ¿por qué disimular?.
Tus encargos no provienen de graaaaannnndes y prestigiosas corporaciones, son negocios mucho más cercanos al tuyo los que pagan las facturas.

Eres pequeño y estás orgulloso de serlo. Así que deja a un lado los complejos de inferioridad y haz énfasis en las ventajas que tiene. Si sigues al pie del cañón será por algo.

Dilo sin pelos en la lengua

Aléjate de todos esos formalismos tan encorsetados que redactas en la web y que se vienen abajo cuando visitan el local en el que trabajas.

Si tus clientes son pequeños querrán trabajar con empresas pequeñas por muchas razones, principalmente porque estáis en la misma onda y también por razones de presupuesto, claro.

Tu logo NO les importa

Exacto. Lo importante para tu cliente es quién se encuentra detrás. Es ahí donde tienes que esforzarte más. En serlo y en parecerlo.

Un gran logo no hace una gran empresa, es su bandera

Piensa en la imagen que das al exterior por lo que dices y cómo te comportas, no por el estampado de la camisa que llevas. Y deja lo visual para el final, como si fuera ese complemento ideal, la guinda del pastel.

Resumiendo:

1. Tienes PERSONALIDAD. Para unos mejor, para otros peor, pero un alma que te caracteriza.

2. Tienes una IDENTIDAD. Por la que se te conoce diferente al resto y REconoce cuando te ven.

3. Eres COHERENTE contigo mismo y tus valores. Lo que te da credibilidad cuando más lo necesitas.

4. Y es el COMPROMISO que mantienes contigo y tus clientes lo que fideliza y les hace volver.

¿Tienes alguna idea para crear una nueva marca? Descubre cómo ponerle un buen nombre y cómo crear un logotipo adecuado.

Artículos relacionados:

 

alta boletín