Distintiva Solutions

Entrevistamos a Paulo Rodríguez de Dinahosting, empresa de dominios y hosting

Hoy charlamos con Paulo Rodríguez, responsable para los medios de Dinahosting, empresa que ofrece servicios de registro de dominios y alojamiento web.

Vendiendo un producto tan “cerrado” y sobre-ofertado como el alquiler de dominios y hosting, muchos clientes potenciales no entienden el servicio que se encuentra más allá del precio. ¿Cómo superáis este aspecto?

Ciertamente, la experiencia del cliente transita sobre una dialéctica que simplificando podría ser planteada así:

elijo lo más barato porque creo que todos los productos ofertados son clónicos y lo único que los diferencia es el precio, por un lado; y por el otro, tal o cual propuesta me ofrece mucho más y favorece la productividad de mi proyecto.

En realidad, el sector de dominios hosting no se diferencia de cualquier otro en ese sentido.

Un dominio y un hosting es muchísimo más que un nombre y un servidor conectado a Internet

A esto habría que añadir una causalidad más, que es propia de sectores económicos emergentes: en general se desconoce que un dominio y un hosting (sea compartido, un VPS o servidor dedicado), es muchísimo más que un nombre y un trocito de servidor conectado a Internet. Son un conjunto de tecnologías y servicios que no dejan de evolucionar, y cuyo desarrollo, siempre, está orientados a crear valor y mejorar las condiciones de los usuarios a la hora de desarrollar sus ideas.

El enfoque de dinahosting es ése: apostar muy fuerte por desarrollar soluciones propias, muy atentos a las necesidades reales del día a día de nuestros usuarios.

Cierto, tienes toda la razón. En ocasiones nos llegan clientes con el dominio comprado vete-a-saber-dónde y luego nos volvemos locos para gestionárselo…

Si somos sinceros, no podemos obviar “la pregunta del siglo” cuando hablamos de este tema. La de “¿cuánto valen realmente las cosas?”. Contrastemos lo que puede suponer al cliente asumir un precio excesivo, y por el otro lado, lo que supone vender a bajo coste para toda la cadena que aporta los elementos esenciales para crear un producto (y que normalmente es la más débil).

Esta es una cuestión que abandonamos en la opacidad, olvidándonos frecuentemente de aquello de “lo que se come, se cría“. Como decía una periodista gallega hace unas semanas, hemos pasado demasiado rápido del “somos pobres pero honrados” a la “hipocresía low-cost”. Lo cual es, siendo honestos, peligroso para con nosotros mismos.

Tenéis miles de clientes repartidos en 78 países. Por mucho que Internet facilite el acceso al mercado global, cada país tiene su idiosincrasia particular, competencia…etc. ¿Cómo ha sido vuestro camino para lograr semejante alcance?

Si hablamos de las TIC en general, se trata de un ámbito cuyo desarrollo es reciente y claramente exógeno a la mayoría de los países del mundo y que, por tanto, llega ya de partida forzosamente estandarizado, permaneciendo así en sus primeras fases de implantación.

Sin duda, como bien dices, esto favorece la llegada de propuestas foráneas a un mercado particular. Luego, conforme la presencia de propuestas endógenas, más sensibles a la idiosincrasia de cada región crece, se va imponiendo una política comercial de proximidad, por la que nosotros apostamos.

Es una cuestión de adaptación paulatina, de encaje, de ir tirando del hilo… Como ejemplo, te diré que cierta empresa de hamburguesas incluye sopas en los menús de cierto país que adora las sopas. ¡Yo mismo adoro las sopas! Aunque prefiero las caseras… ;)

¿Cuáles han sido los mayores retos que habéis tenido que superar?

Los retos son el desayuno más energético que existe

Retos y anécdotas son el desayuno más energético que existe, pero de citar ejemplos creo que nos quedaríamos con el cambio de nuestro Data Center de los Estados Unidos a España (contar con nuestra propia infraestructura fue un gran paso adelante).

Anécdotas miles, seguro. ¿Alguna que quieras compartir con nosotros?

Ahí van dos muy especiales: responder a la pregunta de cómo se “instala” un dominio en el ordenador, o ayudar a un ganadero totalmente neófito en la materia a montar su página web, su correo… Realmente maravilloso ¿no? Nos hace sentir que estamos haciendo las cosas bien.

Jo jo jo, prefiero no imaginarme lo del ganadero, cada cual que haga volar la imaginación a su gusto… ;-)

Dais mucha importancia a vuestro servicio de atención al cliente, hasta el punto de que la mitad de vuestros trabajadores se dedica exclusivamente a esta tarea.
Gestionando una media de tres mil consultas a la semana imagino que la eficiencia resulta fundamental para que los gastos de personal estén controlados, ¿me equivoco?.

La eficiencia es fundamental para desarrollar con éxito CUALQUIER actividad humana y, desde luego, no compartimos ese principio neoliberal de “problematizar” de una forma tan obsesiva y artificial los costes salariales, ni muchísimo menos la de abolir por decreto la humanidad del trabajador como principal activo del desarrollo económico.

La fórmula no es otra más que trato humano para seres humanos

En dinahosting, sobre todo, apostamos por nuestra gente y estamos convencidos de que una política de RRHH inteligente y positiva, es la forma más rentable de obtener un servicio de calidad que empatice de verdad con los usuarios.

Trabajamos duro para que otras personas disfruten de las mejores condiciones para tener éxito y la fórmula no es otra más que trato humano para seres humanos, ni más, ni menos.

Con la tecnología abaratándose cada vez más y más* (el precio de procesadores, ancho de banda y almacenamiento se reduce significativamente años tras año) y los márgenes de beneficios cada vez más estrechos, ¿hacia dónde veis que se dirige vuestro sector a largo plazo? ¿Qué creéis que generará más valor al cliente e ingresos a las empresas?

(*) Nota: “El índice de deflación neto del mundo on-line es de casi el 50 por ciento”. Chris Anderson.

¡Discrepo! Las características del hardware son cada vez más potentes, pero las especificaciones y la demanda también crecen y los precios no han bajado. De hecho, sería un contrasentido en una economía de mercado que es inherentemente inflacionista ¿no? Fíjate en el precio de la energía y de las materias primas… y mejor no hablemos de lo que nos cuesta a nivel medioambiental y social.

Internet seguirá integrándose con el mercado del audiovisual, el teléfono…

Independientemente de refundaciones, idas, venidas y demás patologías de los mercados, está claro que Internet seguirá expandiéndose e integrándose con otros sectores que hoy están en plena convergencia: el mercado del audiovisual, el teléfono… a la vez que los servicios básicos como la educación, la sanidad, los servicios sociales cada vez ganan más presencia.

Creo que cabe ser totalmente optimista con el desarrollo de Internet, independientemente de que no debemos de impacientarnos ni con cuál va a ser el modelo de negocio definitivo en la Red, ni cómo vamos a resolver los retos que ya nos plantea: la financiación de los contenidos, los derechos de los internautas, el encaje con los marcos legales locales… salvar las limitaciones de acceso como son el precio y la alfabetización, la lucha por los estándares, etc.

En cualquier caso y volviendo a lo concreto, nuestra política en los últimos años ha sido multiplicar las características espacio en disco y transferencia y, como te apuntaba un poco más arriba, trabajar muy duro en la implementación nuevos servicios, sin que se vea afectada en absoluto la calidad o el precio. Y creemos que ése es el futuro del sector: apostar por la eficiencia, el desarrollo de la oferta y la relación de post-venta.

Siempre terminamos las entrevistas con alguna lectura que quieras recomendar a nuestra audiencia, que te haya aportado una visión interesante sobre cualquier tema de tu interés…

¿Libros? ¡Muchos! Pero bueno, De Pepsi a Apple ( John Sculley y John A. Byrne) es una lectura bien sugestiva e inspiradora, aunque ya es un poco difícil de conseguir, y está bastante relacionado con lo que hemos hablado.
A veces nos dejamos llevar por la pereza pero ahora con esos dispositivos tan maravillosos que hay… no hay excusa para leer un buen libro ¿eh?

Muchas gracias por la entrevista, ha sido muy divertido.

Seguro que nuestros lectores también la han disfrutado Paulo, un abrazo.

Artículos relacionados:

 

alta boletín