Distintiva Solutions

Educación Humanista para el mundo actual

Tal vez sea porque en la escuela aprendí poco, (diría que poco más que nada), o porque me supuso una auténtica pérdida de tiempo hasta bien iniciada la universidad, lo cierto es que esta inquietud me hizo dar con otros puntos de vista sobra la educación que quería trasmitiros con este artículo.

“Me aburría bastante durante los primeros años de colegio, así que me entretenía metiéndome en líos. Lo cierto es que casi acaban conmigo. Estuvieron a punto de hacerme perder todo atisbo de curiosidad”
Steve Jobs

En mi caso, nada supuso mejor estímulo que acabar mis estudios y, “con una mano delante y otra detrás”, buscar la forma de salir adelante. Mejor aún fue darme cuenta de que, de una u otra forma, puede uno ganarse la vida haciendo lo que le gusta si está dispuesto a demostrarlo con la pasión y tenacidad que requiere el autoaprendizaje sin descanso.

No entender que somos personas con unas motivaciones y capacidades tan diferentes unas de otras es como querer vestir a todo el mundo con una misma talla de pantalón.
La educación humanista ofrece un interesante enfoque al respecto, que si bien es eminentemente teórico, descubre aspectos fundamentales de la enseñanza que actualmente son pasados por alto.
Veamos cuáles y decides por ti mismo.

La tecnología en la educación

Decía Cicerón: “conocemos tanto cuanto somos capaces de almacenar en la memoria”.

Quizá en la época del imperio romano en la que poseer un papiro era un tesoro, esta sentencia tuviera algún sentido.

Hacer uso del cerebro similar al que se hace de un disco duro sería como suponer que Google podría hacer nuestro trabajo

Hoy más que nunca, hacer uso del cerebro similar al que se hace de una estantería o disco duro sería como suponer que Google podría madrugar, tomarse un café cargado y hacer nuestro trabajo.

En países desarrollados donde el acceso a la información es tan eficiente como en el nuestro, ésta pierde buena parte de su valor, simplemente porque todo el mundo la posee.
Sin embargo, las instituciones escolares insisten en preparar a sus alumnos para un mundo que forma parte del pasado, que ya no existe.

El cambio es necesario desde hace ya tiempo. Hoy estamos obligados a llevarlo a cabo.

Críticas a la Pedagogía tradicional

El fin de la educación básica es ayudar al alumno a entender y resolver los problemas que se le irán presentando dentro del ambiente físico y social que lo rodea. Pero la tendencia pedagógica tradicional divide en exceso el saber estanco y su aplicación práctica, sobrevalorando la primera y dejando de lado la segunda.

Como bien puntualiza John Dewey: “la memoria es la gran simuladora de la inteligencia”.

La educación tradicional, (o bancaria), entendida como el acto de depositar en el alumno tanta información como sea capaz de memorizar resulta insuficiente por varias razones:

  • en esta visión de la educación no existe creatividad, ni saber real flexible para manejarse en las circunstancias tan cambiantes del mundo actual, infinitamente más complejo que nuestros planes de estudios.
  • la información pésimamente memorizada, al no ser realmente aprendida, tampoco cumple el objetivo mínimo de ser recordada y tal como viene, desaparece.

chiste sobre la educación

¿Información o inteligencia?. Inteligencias múltiples

Cada vez sabemos más sobre la fisiología del cerebro y la importancia de los componentes emotivos y afectivos en nuestra vida tanto personal como profesional.
Cultivar el hemisferio izquierdo (racional) descuidando las demás partes es como si sólo entrenásemos medio cerebro.

La armonía entre las tres estructuras fundamentales del cerebro – hemisferio izquierdo, derecho y sistema límbico –, y sabia orquestación debe ser un objetivo fundamental de nuestra educación moderna.

Nos preparamos racionalmente primero para vivir una existencia emocional después

No es sólo que utilizamos una capacidad mínima de nuestro cerebro, como decía Einstein, sino que nos preparamos racionalmente primero, para vivir una existencia emocional después.
Si pensáramos por un momento en las personas que nos rodean y las profesiones que ejercen nos resultaría ridículo valorar sus capacidades e inteligencia teniendo en cuenta exclusivamente su perfil académico. Sabemos que es necesario mucho más que eso para ser un buen doctor, comercial, profesor o empresario.

Howard Gardner arrojó algo de luz sobre ello al crear la Teoría de las Inteligencias Múltiples.
Los diferentes tipos de inteligencia que apunta Gardner, - y a los que concede similar importancia -, provienen de la utilización de ambos hemisferios cerebrales por igual. (Si se permite la incorrección, porque sabemos que razonar correctamente es una función del cerebro en su totalidad, no de una parte del mismo).

Así que, entendiendo la inteligencia como la capacidad para resolver problemas en una determinada cultura, Gardner nos descubre varios tipos de inteligencias:

Inteligencia lingüística y lógica-matemática. La inteligencia musical, la espacial y la corporal-cinestésica, (relacionadas más con las artes o el deporte). La intrapersonal y la social o emocional.
Posteriormente se añadirían otras como la naturalista o existencial.

Resumiendo: Si bien hay ciertos conocimientos prácticamente universales que deben transmitirse a los individuos de una sociedad, eso no significa que deba hacerse a costa de relegar a un segundo plano el cultivo de la persona, su afectividad, sus emociones y su propio cuerpo.

Un nuevo modelo educativo debería contemplar la formación integral del ser humano

Un nuevo modelo educativo debería contemplar de forma mucho más equilibrada la formación integral (social y personal) del ser humano. La comunicación consigo mismo y con los demás, el pensamiento coherente y el crítico, el desenvolvimiento emotivo o la expresión creativa, son aspectos dejados de lado en la enseñanza actual y fiel reflejo, (por carencia de éstos), de la sociedad en la que vivimos.

En los tiempos que corren, donde hoy más que nunca se nos exige innovar para ser más competitivos, resulta algo injusto que se nos tilde de poco creativos teniendo en cuenta la DEformación que hemos recibido.

Resulta injusto que se nos tilde de poco creativos teniendo en cuenta la DEformación que hemos recibido

Quienes conocemos algo sobre creatividad sabemos que los procesos creativos no son talentos o acciones aisladas en las personas, sino que impregnan toda la personalidad del individuo, de forma que la creatividad es propiciada por un clima que promueve el pensamiento autónomo en ambientes colaborativos, NO competitivos. Justamente lo contrario de lo que hemos vivido en nuestras aulas.

Quienes critican a los estadounidenses reconocen que son geniales en su campo de trabajo pero ignorantes de lo que los europeos denominamos “alta cultura”.

Como dice Nassim Nicholas Taleb en su obra “El cisne negro”:

“Ocurre que Estados Unidos actualmente es mucho, muchísimo más creativo que esos países de personas obsesionadas por los museos y la resolución de ecuaciones. La globalización ha hecho posible que Estados Unidos se especialice en el lado creativo de las cosas, la producción de conceptos e ideas, es decir, la parte escalable de los productos, y cada vez más, con la exportación de empleo, en separar los componentes menos escalables y asignarlos a quienes se sienten satisfechos con que se les pague por horas.”

Mark Spitznagel tenía el siguiente lema: “Es necesario que nos encante perder”. Y la cultura de EEUU valora el proceso de aprendizaje que surge del fracaso - ensayo y error -, a diferencia de las culturas de Europa y Asia, donde es motivo de vergüenza.

Enseñanza centrada en la persona

Ya en la antigüedad, geniales pedagogos como el griego Plutarco y el hispano-romano Séneca nos dijeron que “el niño no es un vaso que hay que llenar, sino una antorcha que hay que encender”.

El arte MÁS importante de un maestro es saber despertar en sus alumnos la ALEGRÍA de conocer y crear

El mismo Einstein también señaló que “el arte más importante de un maestro es saber despertar en sus alumnos la ALEGRÍA de conocer y crear“.

Estas líneas deberían ser algo más que frases bonitas.

No podemos ir de los libros a los problemas, sino al contrario, de los problemas a los libros. De forma que para aprender es necesario partir del estudiante, no del saber, ni siquiera tampoco del profesor.

Siendo así, no es de extrañar que una buena parte de la potencialidad de la educación actual se pierda por falta de estímulos.

“La misión de una gran escuela no es atiborrarte de información para que la puedas vomitar unas cuantas semanas después en un examen. Se trata de infundirte un cierto gusto por la erudición… y esto sí te durará toda la vida”
David Ogilvy

Como nos señalaba el profesor Joseba Etxebarria en una reciente entrevista, el alumno es el mayor protagonista del proceso formativo:

“Un buen alumno puede sacar grandes beneficios de la formación universitaria si está dispuesto a trabajar para ello. Pero para ello hay que ser proactivo, y tanto la Educación Media como en la Superior es, muy frecuentemente, algo exterior a sus vidas y con poco o ningún significado personal para ellos.”

Yo veo en esta cita un punto clave que requiere más atención por parte de los nuestros centros formativos.

Le preguntaron a un antiguo entrenador de fútbol: “¿Cómo motiva a sus jugadores?” su respuesta: “Yo no motivo a mis jugadores. Trabajo duro precisamente para no desmotivarlos. Ellos llegan con motivación. Yo trato por todos los medios de no desconectarlos”.

Principios de la Educación Humanista

El objetivo de la educación NO ES exclusivamente el de insertar a personas en el mercado laboral. La EDUCACIÓN debería profundizar en la enseñanza de valores necesarios para un bienestar individual y común, entre otras cosas. Este punto de vista es delicado, pero debe contemplarse.

De los muchos principios de la Educación Humanista destacaré sólo el que considero más importante:

Atención a la PERSONA TOTAL
La educación escolar tradicional ha sido básicamente cognoscitiva. La educación humanista tiende a involucrar toda la persona y otros aprendizajes necesarios para lograr ser una persona autorrealizada: habilidades relacionadas con los sentimientos, valores, intereses, creencias, elección, capacidad imaginativa y creadora, conductas, etc.

Maslow recalca la evidencia de que “cada uno de nosotros posee una naturaleza interior que tiende fuertemente a persistir”.
La educación humanista trata de identificar las potencialidades de cada ser humano para ahondar en nuestro interior, buscando la identidad individual y auto-reconocimiento.

A la vez que nos descubrimos “diferentes” aprendemos lo que significa ser “semejantes” a los demás

A la vez que nos descubrimos “diferentes” de los demás aprendemos lo que significa ser “semejantes”, precisamente, a todos los demás.

En la actualidad, o bien obviamos a la persona que hay detrás del alumno, o la reforzamos hacia un modelo elegido arbitrariamente por nuestra sociedad o cultura.

Dificultades de aplicación

Hoy a neurociencia demuestra lo que ya sabíamos por experiencia: la interdependencia existente entre nuestros sistemas cognitivo y afectivo.
Otras teorías ya lo consideran un sólo sistema: la estructura emocional-cognitiva.

Los PROCESOS educativos deben adquirir tanta importancia, sino más, que los conocimientos que se quieren transmitir

De aquí extraemos que los estados afectivos que pueden inhibir, distorsionar o excitar los procesos cognoscitivos, de forma que, si ya hemos comentado la relevancia de un enfoque educativo más completo, tampoco debemos descuidar la necesidad de crear en nuestras aulas un clima que motive y facilite los procesos de aprendizaje, de ahí que los PROCESOS educativos adquieran tanta importancia, sino más, que los conocimientos que se quieren transmitir.

La educación no debe pasar por alto la importancia del AUTOdescubrimiento de nuestra identidad como persona

Si compartes conmigo el postulado de que el individuo no nace libre, sino que la libertad debe ganársela, quizá también estés de acuerdo en que al educación no debe pasar por alto la importancia del AUTOdescubrimiento de nuestra identidad como persona, con espíritu crítico hacia la sociedad y cultura que nos rodea, especialmente desde las edades más tempranas.
¿Puede trasmitirse esta formación sin carga ideológica añadida? Entiendo que debiera ser posible, pero la mera contemplación de este planteamiento ya puede ser tildada de alguna forma.

De lo que no cabe duda es que las actuales prácticas educativas generan ambientes muy pobres, cargados de excesiva información impartida de forma tediosa y rutinaria.
Ante esta situación, la naturaleza humana ejerce su economía de medios, esto es, si el principal objetivo es aprobar, el alumno tenderá a hacerlo con el mínimo esfuerzo posible. El aprendizaje queda muy en segundo plano detrás del reconocimiento social de las notas.

Joseba Etxebarria apunta que los alumnos no consiguen tomar conciencia real de lo que es la universidad para su formación laboral: “una preparación previa para llegar a ser una persona competente en el sector donde quiere desarrollar su capacidad laboral.”

A lo que yo refutaría si, realmente, la universidad prepara la futura competencia laboral del estudiante, o únicamente garantiza el conocimiento de un determinado temario. (Sin entrar a valorar la practicidad del mismo o no).
O también si la escuela FORMA a sus alumnos o tan sólo imparte la INformación malentendida como básica.

El problema es, no sólo de forma, sino también de fondo. El objetivo principal de los profesores debe ser enseñar a los estudiantes a pensar. Pero un profesor que trabaje en centros oficiales debe someterse a determinadas normas y procedimientos, que, de alguna manera, exigirán una evaluación basada en criterios objetivos. Así que el juego consiste en alcanzar un equilibrio óptimo entre conferir libertad a los alumnos para ahondar en los temas que les atraen, pero dentro del marco limitado por el temario oficial.

Siendo realistas, es cierto que la educación humanista representa una importante dificultad utópica en su aplicación práctica.
En una cultura tan orientada hacia los resultados, los beneficios de la educación humanista no son sólo difíciles de evaluar sino que tardarán más en hacerse notar, por lo que los cambios – además de profundos – deberán basarse en hipótesis que, de alguna manera, sólo podrán valorarse de generación en generación.

Pero ello no debe ser excusa para quedarnos de brazos cruzados. Como dice Shapiro, la educación humanista debería desarrollar un enfoque práctico para una implementación de dicha orientación, el cual implicase un conocimiento profundo de sus de sus potencialidades, (que entiendo quedan claras), así como de sus propias limitaciones.

Sabemos que no se pueden cambiar “de golpe y porrazo” la estructura de la educación tradicional, pero sí insuflarle, progresivamente, una actitud cada vez más humanista.

- Actualización: citas, reflexiones y notas complementarias -

“Estudiar sin pensar es engañoso. Pensar sin estudiar es peligroso”
Confucio

“Las únicas cosas que vale la pena aprender son aquellas que se aprenden después de saberlo todo”
Harry Truman

“¿Garantiza un MBA el ROI en la vida? Yo diría que es similar a invertir en un fondo de riesgo… probablemente no recuperes tu dinero, pero por otro lado, te puedes divertir mucho perdiéndolo”
Luis Maram

“Lo que realmente se relaciona con el éxito no son las licenciaturas sino el compromiso”

“Me gusta estudiar. Cuanto más estudio, más confuso estoy. Cuanto más confuso estoy, más deseo Profundizar. Cuanto más profundizo… mejores preguntas hago”

“Habrá escasez de talento en un futuro predecible… incluso cuando haya “sobreoferta” en el “mercado de trabajo”. Porque el talento no trata del “trabajo”
Tom Peters

“¿Dónde aprendió a fracasar? Si es usted como la mayoría de occidentales, lo aprendió en primer curso”
Seth Godin. “La Vaca Púrpura”

“Las certificaciones no cabe duda de que garantizan que has dedicado un tiempo a estudiar sobre un tema. La lástima es que, en muchos casos, sólo demuestra que has aprendido a resolver los tests.”
Roberto Canales Mora. “Las reglas no escritas para triunfar en la empresa”

“Si tuviéramos una máquina del tiempo y pudiéramos viajar 400 años atrás para traernos de vuelta a un profesor de entonces, y a continuación lo lleváramos a un aula y le pidiéramos que hiciera su trabajo, seguramente lo haría sin problemas. Si hiciéramos lo mismo con un médico, probablemente se quedaría en una esquina del quirófano.
Si creemos que, el sistema educativo debe basarse fundamentalmente en memorizar datos
(para ganar algún quesito en el Trivial Pursuit), entonces no es necesario que cambiemos nada.”
Héctor Ruiz. Director General de Digital-Text

Artículos relacionados:

alta boletín