Distintiva Solutions

Pasos de un Proyecto Web

En este post vamos a ver pormenorizadamente el proceso de trabajo que seguimos para hacer un sitio web. Bien es cierto que dependiendo de las características particulares, alcance y, por supuesto, presupuesto, algunas tareas requerirán más o menos esfuerzo. Otras podrán saltarse pero, en definitiva, éstos son los pasos que seguiría si tuviera que hacer la web de mi empresa.

1. Enfoque

Esta etapa podríamos llamarla tan sencillamente como “pensar primero” ;-)
Antes de diseñar nada es necesario saber qué vamos a decir y cómo. Así que es necesario conocer la empresa y verla con una mirada fresca para no pasar por alto algo relevante.

Debemos sacar a la luz lo que nos hace especiales

Nuestro trabajo aquí está en acompañar al cliente en su reflexión, haciendo preguntas, escuchando las respuestas y añadiendo nuestras observaciones como conocedores del medio.

Luego pondremos en claro las ideas, POR ESCRITO, dirigidas a responder cuestiones fundamentales como:

  • Los beneficios y credibilidad de tu oferta.
    (Qué queremos comunicar respecto a la personalidad de la empresa y el valor de su producto / servicio)
  • Lo que la hace diferente y la forma en que la comunicaremos.
    (Qué queremos destacar, conforme a la competencia y coyuntura del mercado)
  • El perfil(es) del cliente al que nos dirigiremos, sus objetivos y necesidades dentro y fuera de la Red
    (No más de 3. ¿En qué se basan para tomar sus decisiones: precio / servicio / garantías…?)
  • Las llamadas a la acción (Qué objetivos concretos queremos conseguir)

Aquí es clave no malgastar esfuerzos en destacar lo que resulta obvio: debemos sacar a la luz lo que nos hace especiales.

En caso de modelos de negocio 100×100 virtuales creo fundamental sondear bien la oferta actual, sus puntos fuertes y débiles, para no enfrentarnos ciegos al mercado.

En caso del rediseño de un sitio ya existente, sería una pena desperdiciar lo que hemos aprendido durante todo este tiempo. Recomiendo hacer un mínimo análisis de lo conseguido con el sitio actual como punto de partida a través del cual establecer todas las posibles mejoras a realizar.

Puedes ver un ejemplo de esto último en nuestro artículo: Rediseño Web - Caso Práctico Tacex.es

El cliente marcará el ritmo de trabajo

Como es lógico, la colaboración del cliente es muy importante. Él marcará el ritmo de trabajo desde el principio.
Si es para una gran empresa, donde la decisiones se tomarán entre diferentes departamentos, es recomendable - por no decir crítica – la labor de un interlocutor.

2. Redacción de Contenidos

No empecemos la casa por el tejado: el diseño está al servicio del mensaje, y no al revés.
Un buen mensaje y un diseño austero llega más lejos que un diseño brillante lleno de contenido insulso.

Hay que trabajar los textos ANTES que el diseño

Y es ahí por donde tenemos que empezar. Reunimos toda la información que podamos disponer; folletos, notas de prensa, documentos, logo …etc. y la sumamos con las ideas apuntadas del enfoque.

De ahí extraemos un estructura clara de todo lo que vamos a comunicar, con aquellas ideas o mensajes clave que se nos han ocurrido sobre la marcha.

Resulta clave entender que vender no es informar: tenemos que trabajar los textos para que el mensaje alcance la fibra sensible de las visitas a nuestra web.

También plantearemos la forma más eficiente de actualizar determinados contenidos, esto es, qué tecnología o aplicación CMS (o Panel de Gestión de Contenidos) resulta más óptima para la administración del Sitio.

Sobre el Posicionamiento en Buscadores (SEO)
Tener claros unos pocos términos por los que nos gustaría que nos encontrasen facilitará la tarea de desarrollo, pero no te obsesiones con este asunto.

Lo que te voy a decir cuesta entenderlo a veces: Es bueno tener una página optimizada para los buscadores, pero pon siempre a las personas por delante. Los motores de búsqueda por sí mismos no van a comprarte nada.

3. Esquemas

Los esquemas estructurales son como los planos de una casa. Nos ayudan a ver el resultado antes de hacer el trabajo final.
Gracias a ellos comprobamos que tenemos las ideas claras y lo mejor, si no es así, no hay mayor problema porque podremos hacer cambios muy rápidamente.

Olvídate del aspecto al principio

Olvida todos aquellos aspectos estéticos que puedan despistarnos, no es el momento de usar la paleta de colores todavía.

Para hacerte una idea lo mejor es que veas algunos ejemplos nuestros: ¿Por qué debes hacer esquemas de tu web?

4. Diseño y Programación

Fíjate las vueltas que hemos dado antes de llegar aquí. De todas, ésta es la principal idea que quiero que entiendas:

Buena parte de las horas de trabajo de diseño, - he dicho bien, DISEÑO - van más allá del Photosoft, la maquetación HTML o programación alguna.

Y ese trabajo importa, ya lo creo que sí. Y se percibe. También.

Ahora sí, ya podemos pensar en el aspecto que le vamos a dar a la web y empezar el desarrollo técnico.

Como sobre gustos no hay nada escrito, no siempre se acierta a la primera, pero si al cliente le han gustado tus trabajos puedes confiar en que darás con la imagen que busca. Confirma con él que vas por buen camino y todo irá bien.

Un último consejo

Habrás comprobado que hacer las cosas en orden y con buena letra lleva su tiempo, pero créeme, por experiencia sabemos que merece la pena. No se dan pasos en falso y el resultado es notablemente mejor.

Un buen servicio no es negociable

Para acabar, un último consejo: un buen servicio nunca es negociable. No importa si tu cliente es grande o pequeño, todos buscan el mejor precio posible. Pero no todos necesitan, (o pueden permitirse), la misma dedicación de horas. Así que sé claro y transparente sobre el servicio que vas a dar y un ponle un precio que se ajuste al esfuerzo de llevar a buen término el trabajo.

¿Hemos aclarado todas tus dudas?. Si nos hemos dejado algo en el tintero déjanos un comentario y dejaremos publicada la respuesta. Gracias.

Artículos relacionados:

 

alta boletín